Una tarde con Lego

Un juguete que por más que cambien las cosas nunca pasa de moda es Lego. Sus múltiples posibilidades de juego para los niños (y no tan niños) lo hacen un elemento imprescindible para todas las casas donde se disfrute jugando.

Esta semana hemos recibido un regalo de esta empresa, en concreto uno de la serie Lego City, todo un clásico. Cuando recibimos el paquete mi hijo tuvo que montarlo inmediatamente. ¡Y lo hizo él sólo!. Y a partir de ese momento salieron de su imaginación multitud de historias entre la grúa, su conductor, el coche y su dueña que llenaron su tarde.

lego

Eso es lo bueno de Lego, las cajas de piezas les dan una base con la que empezar el juego y ellos la aprovechan para disfrutar horas y horas. El niño unió sus nuevas adquisiciones a su baúl de Creator que ya tiene unos añitos pero al que nunca abandona, pues sigue siendo uno de sus juguetes favoritos. Eso sí, con sus piezas nunca sigue las instrucciones, siempre crea cosas que se le ocurren a él.

Pero ahí no acaba su colección, también tiene varias cajas de la colección Piratas del Caribe, multitud de sobres de mini-figuras, el juego de mesa Creatonary y, sus preferidos,  toda la colección de NinjaGo (bueno, eso creía yo, porque ahora veo que en la página de Lego hay una nueva colección: recadito a Sus Majestades).

Además, Lego ha sabido adaptarse a los cambios en los niños y, como buen apasionado de los Lego y de los videojuegos, mi hijo también pasa sus horas con las figuras virtuales de los videojuegos de Lego Piratas del Caribe, Lego Harry Potter y actualmente Lego Batman.

Suma y sigue. Otra forma de su pasión por Lego es a través del móvil o iPad. En estos dispositivos juega Lego NinjaGo, Lego Minifiguras, y el que más usa, Lego Movie Maker (del que ya hablé aquí).

¡Ah! Y tampoco olvidar las sesiones de cine de las películas de muñecos Lego. Vamos, que no le falta ninguna de las posibilidades que traen consigo estas figuritas.

Con el regalo de Lego se le ha abierto un nuevo mundo que no conocía, el de Lego City, y ya me ha dicho cuatro o cinco veces: “Falta el camión de policía”, así como el que no quiere la cosa. Habrá que hablar otra vez con Sus Majestades.

Como conclusión decir que da igual la edad que tengan los niños, regalarles algo de Lego, bien sea la serie Duplo si son muy pequeños o una nave de Star Wars con cientos de piezas si ya están entrando en la adolescencia, será siempre un gran acierto.

Anuncios

8 comentarios en “Una tarde con Lego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s